Diafreo para músicos

Diafreo para músicos

18 de Marzo, 2016

Por Susana Recio

Profesora Superior de Flauta y Diafreoterapeuta.

LA DIAFREO ES UN MÉTODO DE TRABAJO CORPORAL DE INTEGRACIÓN QUE PUEDE AYUDAR AL MÚSICO EN DIFERENTES FACETAS CLAVES PARA SU FORMACIÓN Y DESARROLLO COMO MÚSICO, INTÉRPRETE Y ARTISTA.

La Diafreo es un trabajo corporal cuyo objetivo consiste en lograr un equilibrio entre la experiencia física y emocional de la persona.
A partir de los descubrimientos anatómicos de François Mézières, los aportes de la antigimnasia de Thérèse de Bertherat, las investigaciones sobre las corazas musculares y perfiles caracteriales de W. Reich y A. Lowen, nace la Diafreo, creada por Malén Cirerol y Linda Jent, discípulas directas de Mézières y Bertherat.

En diafreo la herramienta de trabajo es el cuerpo. En diferentes posturas adaptadas a cada persona estiramos las cadenas musculares, liberando la función respiratoria, y realizamos un trabajo isométrico en la musculatura crónicamente contraída. Sin embargo esto solamente es posible si no permitimos que surja ninguna compensación en ningún punto del cuerpo, a lo largo de estas cadenas. El trabajo, por lo tanto, a nivel mecánico, consiste en impedir la acción de las vía alternativas para recuperar de nuevo la utilización de los movimientos inhibidos.

El trabajo de la respiración es esencial en diafreo. No se pretende enseñar al músico a respirar, sino que observamos dónde están los frenos que impiden la adaptación de la respiración a las diversas situaciones vitales, e intentamos liberarlos. Buscamos la recuperación de la respiración fisiológica, teniendo en cuenta su relación con las grandes líneas energéticas y fisiológicas del cuerpo: bloque superior e inferior. Trabajamos para soltar las cadenas musculares que retienen el libre movimiento del tórax y buscamos soltar las tensiones del diafragma que, como dice la palabra “diafreo”, tiene que separar dejando pasar. Todo ello siempre en triple lectura: Fisiológica, energética y emocional.

Una ejecución físicamente más libre dará la posibilidad al intérprete de poder sentir más libertad para la expresión y la comunicación artística. Tendrá una relación más fluida con el instrumento, con la música y con el mensaje que quiere transmitir.

Para ello la Diafreo le va a ayudar a:

  • Desarrollar la conciencia corporal para que el intérprete conozca desde la experiencia la musculatura que utiliza para desarrollar su ejecución con el mayor rendimiento y el menor esfuerzo. Aprender a independizar grupos musculares y a utilizar solamente los músculos necesarios, pudiendo así enfocar el movimiento. Liberando músculos innecesarios podrá agilizar el movimiento, evitar sobrecargas y tensiones musculares con el fin de obtener una ejecución más ligera y libre. La diafreo trabaja directamente sobre la respiración. No se pretende enseñar al músico a respirar sino que se observa dónde están los frenos que impiden la adaptación de la respiración a las diversas situaciones vitales y se intenta liberarlos.
  • Mediante este trabajo el intérprete podrá tomar conciencia de su respiración y de sus bloqueos y podrá hacer que ésta sea más flexible y libre para adaptarse a las diferentes necesidades que tiene, especialmente los intérpretes de instrumentos de viento.

Muy a menudo, el músico ve limitadas sus posibilidades artísticas por encontrar en su camino limitaciones en su expresión emocional. Es importante que el músico pueda tener un buen contacto y conocimiento de sí mismo y de sus emociones, poder vivirlas y gestionarlas con libertad y madurez. Sus interpretaciones podrían tener así más solidez artística, y la comunicación y el mensaje dejarían de ser meros ejercicios mecánicos y virtuosos.

Puesto que la diafreo contempla la persona como una unidad – física, energética y emocional-, será de gran ayuda para desarrollar de una manera equilibrada este conocimiento interior y esta capacidad de expresión emocional.

El trabajo de conciencia corporal, con el método de la diafreo, ayudará también a reforzar la estructura interna del músico contribuyendo así a encontrar la confianza necesaria.

Organización del trabajo

  • Una introducción para conectar con el cuerpo, observar los apoyos, la respiración y registrar las sensaciones iniciales.
  • Introducción de la respiración fisiológica (respiración Mézières). La respiración será trabajo constante durante toda la sesión.
  • Se realizarán trabajos de auto masaje en los grupos musculares propuestos y después se procederá a realizar el estiramiento de los mismos, siempre con la respiración presente.
  • Trabajo energético y de integración de la información registrada. Movimientos expresivos. Visualización e integración.
  • Verbalización de las experiencias. Recogida y cierre del grupo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR